Lunes, 13 Julio 2020
    Opinión - Transporte Profesional

    Este verano, especialmente caluroso, parece haberle sentado mal a algunos, que se han visto afectados en su capacidad de raciocinio. Y si no es así, díganme ustedes a que se deben los siguientes hechos.

    Catorce organizaciones de CEOE han firmado una especie de manifiesto para que se apruebe de inmediato el aumento de la capacidad de carga de los camiones, pasando ésta de las 40 toneladas actuales a 44 de masa máxima autorizada y todo ello en base a la necesaria competitividad de las empresas españolas que verían reducidos sus costes logísticos.

    Aunque aún no se conocen los datos exactos de facturación y resultados operativos de junio, en Marcotran Transportes Internacionales sí saben que el primer trimestre del año ha sido muy bueno, con un 10% de crecimiento con respecto al mismo periodo del año anterior.

    El tan cacareado Short Sea Shipping -SSS-, o sea, el cabotaje de toda la vida, es un invento de los cerebros de la UE para sacar camiones de la carretera y, al mismo tiempo, no hacer las famosas autopistas trans-europeas y no digamos la permeabilidad de los Pirineos por Aragón.

    El Diccionario de la RAE establece entre otras las siguientes acepciones de la palabra desaguisado. A saber: Hecho contra la ley o la razón. Inconveniente, injusto, contrario a la razón. Agravio, denuesto, acción descomedida. Destrozo desafuero.

    A partir del siglo XVI, corsario fue el nombre que se daba a los navegantes que, en virtud del permiso concedido por un gobierno en una carta de marca o patente de corso, saboteaban el tráfico mercante de las naciones enemigas de ese gobierno, generalmente hundiendo sus naves y, en algunas ocasiones, saqueando o raptando.

    Veintitrés de mayo, día de reflexión electoral, pues mañana los ciudadanos nos desplazaremos a nuestros respectivos colegios electorales para ejercitar nuestro voto en las autonómicas y municipales, excepto en Galicia, Andalucía, Cataluña y País Vasco. Momento de sosiego que aprovecho para reflexionar sobre lo realizado por el Gobierno de España en materia de Logística y Transporte.

    No es el tamaño de las empresas lo que las hace eficaces, sino la implicación de éstas en el objeto, independencia y diseño logístico para sacar el máximo rendimiento y efectividad a los recursos empleados.

    Conocí a Marcos Montero en febrero de 1995, cuando a propuesta de las Asociaciones de Cargadores fui nombrado Consejero inscrito en la Sección de Transporte de Mercancías del Consejo Nacional de Transporte.

    Estaba pensando yo en un artículo de Manuel Fernández Rouco publicado en Transporte Profesional que titulaba "Quítate tú que me pongo yo" en el que criticaba el error cometido por las asociaciones de cargadores, AECOC, TRANSPRIME y la propia suya AEUTRANSMER, de ir a la Administración por la puerta de atrás para que imponga las 44 toneladas y los mega-trayler, dejando al margen a los transportistas.

    Corrían los años ochenta largos cuando por medio del señor Gallinal (Inspector jefe de transporte) tuvimos acceso a Manuel Panadero, por entonces Director General de Transportes y Ferrocarriles, para manifestarle que los cargadores éramos la parte contratante de la primera parte y, como tal, toda la normativa nos obligaba.

    Con la entrada del próximo año y sus tracas y cohetes festivos tal vez no se oiga el pistoletazo de salida para las próximas elecciones.

    Separatas y Monográficos del Transporte

    © 2018 BGO Editores. Desarrollo Área Fotográfica - Juan Caraballo - Revista Transporte Profesional - 91 744 03 95