Martes, 22 Octubre 2019

    Abril 2019 - Editorial revista Transporte Profesional

    Javier Baranda director de Transporte Profesional Javier Baranda director de Transporte Profesional Editorial

    Cal y arena en AECOC

    Pocas fechas antes de que se celebre su Foro nacional, la gran patronal de los cargadores, AECOC, suele calentar motores en una ya clásica rueda de prensa en la que no deja títere con cabeza si, especialmente y como suele ser habitual también, la protagoniza Alejandro Sánchez, director de Cadena de Suministro de esta organización.

    La CETM señaló en su día las “incongruencias” habidas en sus manifestaciones, en las que instaba a los transportistas a “ponerse las pilas” para asumir un mayor compromiso en la reducción de las emisiones contaminantes, mejorar la eficiencia de los conductores en la conducción, optimizar las rutas y apostar por los megatrailers o incluso por los conjuntos de más de 30 metros de longitud y 70 toneladas de MMA.

    Evidentemente, el representante de AECOC no era consciente, quizás por desconocimiento, del trabajo que realizan los empresarios de transporte con sus conductores para conseguir importantes reducciones en el consumo de combustible (por la cuenta que les trae), con infinidad de cursos, en los que también participan los fabricantes de camiones, pues los vehículos son cada vez más complejos.

    Algo se mueve en AECOC, pero es insuficiente

    Pero la eficiencia tiene que ver, además, con el desarrollo cotidiano de la actividad de transporte, desde el uso de energías alternativas hasta bregar con los clientes en la carga y descarga, en las recogidas y entregas con horarios de espera imposibles y, por supuesto, en el “trágala” de los famosos tenders, sin excluir los dilatados periodos de cobro. Todo ello conduce, como estoy seguro que saben la mayoría de los cargadores, a graves problemas de productividad e incremento de costes y, en consecuencia, a la desaparición de una mínima rentabilidad, lo que no parece, en general, importarles lo más mínimo.

    Sin embargo, algunas cosas están cambiando, a tenor de las declaraciones habidas en este último Foro de AECOC. Es probable que la falta de conductores les está afectando, porque por fin se han dado cuenta de que es necesario solucionar el problema de la carga y descarga, de los tiempos muertos en las esperas, ya que eso también les perjudica a ellos, no solo –como hasta ahora- a sus proveedores, los transportistas.

    Y piden árnica, avanzar en acuerdos que coadyuven a sincronizar las entregas (“con los tiempos muertos perdemos todos”) y contribuir juntos, esta vez sí, a “fortalecer la cadena de transporte”.

    Claro está que, a renglón seguido, persisten en las ventajas que acarrearía la implantación de las 44, las 70 o las toneladas que ustedes quieran, especialmente para los transportistas. Es, cuando menos, curioso, que Fomento, a través de la directora general de Transporte Terrestre, Mercedes Gómez, haya declarado en este mismo Foro que el aumento de la capacidad de carga requiere de un acuerdo entre las partes implicadas y que el ministerio puede aportar soluciones equilibradas. ¿Y para qué han servido entonces las reuniones que se han mantenido en los últimos meses? ¿Por qué Fomento no invitó al diálogo a los cargadores?

    Por otra parte, se vuelve a insistir en que los tenders son “una oportunidad para el transportista”. Sí, han oído bien, parece que hasta ahora nadie se había dado cuenta. Sin embargo, también hay gente razonable que opina que el mercado del transporte está destrozado, con precios a la baja, que es necesaria una colaboración urgente y a largo plazo entre las partes, y sin tenders que dificulten la innovación y la inversión o, en todo caso, con acuerdos estables en plazos razonables.

    Que transportistas y cargadores están condenados a entenderse, sí, pero jamás con la prevalencia de los segundos sobre los primeros, sino de igual a igual. Que se deben retomar, en consecuencia, las negociaciones, sí, pero para cumplir los acuerdos que de ellas salgan. Y olvidémonos de una vez por todas de las 44 toneladas, salvo que haya contraprestaciones para ambas partes.

    Vienen elecciones y, con toda probabilidad, un nuevo ciclo económico en el que se prevé un crecimiento moderado.

    Habrá cambios y acuerdos, debe haberlos, tanto con los cargadores como con la Administración, pues no nos olvidamos de los 12 puntos consensuados en el Comité Nacional de Trasnporte cuya negociación se ha visto interrumpida precisamente por el periodo electoral.

    Puedes consultar la vesion impresa de la Revista Transporte Profesional AQUÍ

    Valora este artículo
    (0 votos)
    Más en esta categoría:
    Javier Baranda

    Director y editor de la Revista Transporte Profesional, periodista de vocación y devoción llevo media vida ligado a la información sobre el transporte y el asociacionismo en especial a la CETM

    https://www.transporteprofesional.es/opinion/editorial-revista

    Deja un comentario

    Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

    Separatas y Monográficos del Transporte

    © 2018 BGO Editores. Desarrollo Área Fotográfica - Juan Caraballo - Revista Transporte Profesional - 91 744 03 95