Sábado, 20 Julio 2019

    `Control minuto a minuto´. Sistema de seguimiento y control de la flota de CITESA.

    La compañía de transporte de combustible, gases y asfaltos CITESA utiliza un sistema telemático que le ayuda a gestionar su flota. Con este sistema, se consiguen dos cosas: saber el lugar donde se encuentran los camiones y en qué parte del proceso de transporte está cada unidad.

    Transportar combustibles por carretera es una tarea que implica ciertos riesgos. No sólo por los meramente operativos, que están siempre bajo control, sino por la propia esencia de la carga, que siempre ha sido muy codiciada por manos ajenas. La empresa, presente en el mercado desde 1970, dispone de un sistema de comunicaciones que permite tanto a la base como al cliente, reportar dónde se encuentra la carga y el estado de la operación con un intervalo de un minuto.

    Para ello, han diseñado de forma exclusiva para la compañía un sistema, compuesto por un equipo con terminales en los vehículos (hardware) y un programa informático (software) que ofrece información sobre situación geográfica, estado de la actividad y avisos sobre la operativa.

    “La finalidad de este sistema es cumplir dos objetivos: garantizar que tanto el vehículo como la carga no han sido manipulados, y hacer un seguimiento de la ruta, conociendo en todo momento dónde está el vehículo. Así, si ha habido alguna incidencia durante el transcurso del servicio, lo detectamos al instante”, explica Enrique Ródenas, director general de la compañía.

    Por medio de Google Maps, se tiene acceso al lugar exacto en el que se encuentra cada vehículo.

    Por medio de Google Maps, se tiene acceso al lugar exacto en el que se encuentra cada vehículo.

    Pinchando en el icono del vehículo, se despliega un diálogo con información sobre vehículo y carga.

    Pinchando en el icono del vehículo, se despliega un diálogo con información sobre vehículo y carga.

    En el historial se comprueban todas las incidencias de cada viaje.

    En el historial se comprueban todas las incidencias de cada viaje.

    Innovación

    El sistema lleva instalado en la empresa unos tres años, aunque la compañía lleva haciendo un seguimiento de la flota desde hace 15 años, cuando existían sistemas de seguimiento vía satélite menos evolucionados.

    Una ventaja del sistema es que el conductor no participa en el proceso de control y seguridad de la flota. Es decir: no tiene que tocar ningún botón, ni aprender a manejar ningún dispositivo. Tan sólo sabe que ese vehículo está siendo monitorizado en todo momento para conocimiento del cliente.

    Como lo que interesa controlar es la carga, el equipo está instalado en el semirremolque (en este caso, en la cisterna). Un conjunto de CPU, Módem y equipo GPS vía satélite van dando el posicionamiento de la mercancía a la base y, al mismo tiempo, al cliente, vía Internet. Por eso, se puede acceder a la información desde cualquier ordenador con conexión a la red.

    El sistema permite saber dónde está un vehículo, qué esta haciendo, si un compartimento de la cisterna está vacía, descargando o cargando (las cisternas suelen tener varios compartimentos para poder transportar distintas cargas). Anexo al portón lateral, donde se encuentran las bocas de carga y descarga, hay unos dispositivos luminosos y acústicos para conocer el estado de los compartimentos, tengan o no producto. Si hay alguna apertura fuera de lo normal, las alarmas se activan y avisan a la central, que comprueba de inmediato qué ha pasado, por ejemplo, que el camión ha iniciado la marcha con los tapones abiertos o sigue habiendo producto en el tanque tras una descarga.

    "Hay dos temas que nos interesa controlar: que los tiempos acordados se cumplen, y la productividad"

    Control total

    Gracias al dispositivo instalado en las cisternas, se puede saber en todo momento si están llenas, vacías o en el proceso de carga o descarga. Cada cisterna lleva varios compartimentos o tanques (por eso, hay tantos indicadores luminosos como tanques).

    En una cisterna que transporta combustible, pueden ir las dos gasolinas (súper y sin plomo) y los dos gasóleos (diesel y superdiesel) en un mismo viaje, algo lógico si un cliente es una petrolera y necesita repostar su producto en una estación de servicio.

    Al igual que las inferiores, todas las bocas superiores están controladas con cableado por si se produce alguna manipulación, pero en una actividad normal, no tienen que utilizarse. La unidad se carga por parte de abajo y descarga por la misma válvula.

    Enrique Ródenas, director general de CITESA

     Enrique Ródenas, director general de Citesa, explica que el sistema telemático ofrece una información única, tanto para la empresa de transporte como para el cliente.

    “Lo que pasaba antes con estas unidades es que nosotros comprobábamos la parte inferior con unos precintos, pero la parte superior no la estábamos controlando. Con este sistema nos hemos cerciorado que no haya manipulación por las bocas superiores” señala Ródenas.

    A su vez, el cliente puede saber en todo momento, dónde está el vehículo y qué está haciendo: si está cargando, descargando, si ya ha llegado a la estación de servicio, si está en la ruta o si ha parado a hacer sus descansos reglamentarios. Toda esta información, actualizada cada minuto, está a su disposición en una web a la que tiene acceso mediante un usuario y una contraseña.

    “En la base de la empresa de transporte, hay una mesa de operaciones con un personal que vela porque todo lo que está previsto hacer se está haciendo, y bien. En el momento en que hay algo que no se hace bajo unos términos que nosotros tenemos estipulados, saltan unas alarmas. Estas personas tienen que controlar por qué se han disparado, como puede ser que se abra una cisterna en un sitio que no corresponde. Paralelamente a esto, a nuestro cliente, le enviamos el estado de toda la flota y en qué situación se encuentran todos sus pedidos cada minuto”, explica Francisco Rubio, director del departamento de informática de Citesa.

    Enrique Ródenas aclara que el cliente cargador tiene esa información de todos los transportistas, pero no todos los transportistas tienen instalado el mismo sistema ¿Qué diferencia hay entre este sistema y los otros?

    “Pues que éste controla la actividad de la cisterna (qué está haciendo en ese momento) y los demás sólo muestran una información de posicionamiento, es decir, dónde está. La diferencia de este sistema sobre el estándar es que nosotros estamos garantizando que cogemos un producto y que lo llevamos al cliente sin que en ese transcurso no se ha producido ninguna incidencia que no haya sido detectada antes por nosotros”.

    Cada tapón tiene asignado un punto luminoso, que se enciende cada vez que se abre fuera del tiempo o el lugar previsto (a la derecha).

     Cada tapón tiene asignado un punto luminoso, que se enciende cada vez que se abre fuera del tiempo o el lugar previsto.

    La parte superior también está controlada, donde se coloca la antena GPRS y GPS
    La parte superior también está controlada, donde se coloca la antena GPRS y GPS.


    La alarma que detecta aperturas no deseas avisa tanto por luz como por sonido.

    La alarma que detecta aperturas no deseas avisa tanto por luz como por sonido.

    El sensor de nivel verifica que cada tanque está vacío o no.

    El sensor de nivel verifica que cada tanque está vacío o no.

    Contacto con la base

    La comunicación con la flota se hace por medio de dos tipos de tecnología: GPRS y mensajes cortos de móvil. Enrique Ródenas explica que “hay dos temas que nos interesa controlar: que los tiempos estipulados para cada operación se cumplen, y analizar la productividad”.

    Toda esta información que genera la flota es guardada en un historial para aclarar posibles incidencias. Los responsables de la empresa explican que “de este modo, es mucho más fácil demostrar ante el cliente que si ha habido algún problema, dónde y en qué momento del servicio se ha producido”. Entre otras cosas, el historial acumula el número de alarmas que se han activado en un determinado periodo de tiempo.

    De las 109 cisternas que tienen instalado el sistema, se pueden detectar unas 225 alarmas en un día, lo que equivale a poco más de 2 alarmas por cisterna, algo que se encuadra dentro de lo normal.

    “Para un volumen de entre 1.300 y 1.700 tanques o compartimentos diarios de descargas, es una proporción aceptable de incidencias” explica Ródenas.

    Valora este artículo
    (0 votos)
    Más en esta categoría:

    Deja un comentario

    Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

    Separatas y Monográficos del Transporte

    © 2018 BGO Editores. Desarrollo Área Fotográfica - Juan Caraballo - Revista Transporte Profesional - 91 744 03 95