Viernes, 19 Julio 2019

    Luis Vigo

    Luis Vigo, 41 años, transportista de Barbastro (Huesca) es un apasionado de las maquetas, fundamentalmente de camiones; y es que su vida se ha desarrollado en un ambiente especialmente propicio para sentir esta afición, pues no en vano procede de una familia de transportistas, una profesión que continúa con un vehículo MAN de 2 ejes y 15 Tm, con el que realiza labores de distribución de mercancías peligrosas.

    Luis compró en San Sebastián su primera maqueta, “pues no encontraba nada en todo Aragón”, hace más de veinte años y desde entonces no ha cejado en su empeño por construir los modelos más complicados, convirtiéndose en todo un maestro y concursando en concentraciones de “profesionales del modelismo en diferentes lugares de nuestra geografía. Cerca de un centenar de piezas –algunas prácticamente “de museo”- han salido de sus manos, réplicas exactas de la realidad, con un sinfín de detalles sencillamente espectaculares, como la que hoy nos muestra. Así describe Luis Vigo la maqueta de este viejo.

    Maqueta de camión Iveco

    Con esta maqueta a escala 1/24 pretendo rendir un pequeño tributo a esa empresa que fue importante en su día en la provincia de Huesca y que se llamó Transportes Aragón S.A., con una flota de más de 100 vehículos, delegaciones en varias provincias y servicio de transporte internacional. Esta gran empresa se "esfumó" con la crisis como tantas otras que sucumbieron ante este yugo por las más diversas causas. Sus dimensiones finales son: de 70cms. de largo por 10,5 de ancho y 17 de alto.

    El vehículo

    El vehículo reproducido a escala es el conocido IVECO de la serie Turbostar variante II, modelo 190.48 lo cual nos indica que estamos ante la variante tope de la gama Turbostar. Con motor V8 de 476 CV, este modelo fue el sucesor del mítico y conocido 190.42 del cual heredó su motor V8 de casi 18 litros de cilindrada. Destinado por la casa transalpina a hacer frente a la cada vez más nutrida competencia en el segmento de las altas potencias de la época en Europa, el nuevo Turbostar adoptó una refrigeración del aire de admisión del turbo así como un esquema de inyección modificado y mejorado para obtener dos objetivos: rebajar el consumo específico en un 5% y obtener 56 CV extras de potencia. Con el fin de acabar con los problemas derivados de la refrigeración aparecidos en el modelo de 420 C.V. (190.42) el "nuevo" 190.48 fue equipado con un ventilador con mando hidráulico independiente y gestionado electrónicamente. La ventaja radicaba en disponer de una capacidad mayor de refrigeración del líquido independientemente del régimen del motor, es decir, si el motor giraba a 1900 r.p.m. el ventilador lo podía hacer hasta las 3000 r.p.m., astucias de la casa italiana. Dotado de una cabina idéntica en medidas globales a las demás de la serie, se distinguía por sus cuatro faros en el spoiler inferior rediseñado, así como por sus dos bocinas cromadas en el lateral de la cabina. El interior recibió nuevos tapizados con colores diferentes para crearle un ambiente más agradable y acogedor al conductor.

    Maqueta de camión Iveco

    El comienza de la maqueta

    La maqueta corresponde al kit nº 796 del fabricante también italiano Italeri, afincado en Bolonia. Para comenzar, empezamos por separar las diferentes planchas de piezas, las de la cabina van por un lado para aplicarles ya la imprimación especial para plásticos siendo luego pintadas con el rojo "Ferrari". Por otra parte, y mientras seca la pintura, separamos las piezas del chasis formado por los dos largueros y los puentes de unión (travesaños), un momento delicado porque el pegamento a aplicar no puede ser cualquiera; personalmente uso el UHU especial plásticos con aplicador de aguja, y os aseguro que el resultado es OK. Una vez pegado el chasis y puestos los ejes delantero y trasero de la tractora se procede a su "centrado" para evitar posibles desviaciones que darían al traste con el trabajo final por el efecto óptico que producen a la vista. Continuamos pintando con negro brillante todo el chasis y dejándolo secar bien. Pasamos después a una fase delicada, el montaje de las planchas de la cabina previamente imprimada y pintada. Las planchas son el frontal, laterales, fondo, techo y la parte inferior que acoge el interior de la cabina; en este punto hay que tener especial cuidado en la aplicación del pegamento de cara a las terminaciones finales. Cuando todo concuerda, montamos, siguiendo las instrucciones, el sistema de abatimiento de la cabina para darle al modelo el máximo realismo posible.

    Trailer de la maqueta

    Después, cogeremos el modelo y pintaremos a pincel la multitud de detalles pequeños como los pilotos, baterías, guardabarros, extintores, cadenas, michelines, etc. Para el semirremolque utilizaremos el kit nº 3809 de la misma casa Italeri, también a escala 1/24. El proceso de construcción es el mismo y el de la pintura también, con su imprimación primero y pintura con base acrílica después; un poco de masilla para las juntas del "tauliner" y a ensamblar todo el conjunto.

    Detalles de la maqueta

    Acabados finales

    Aquí es donde está la diferencia entre los buenos y los “mejores” maquetistas: en los retoques finales. De hecho es en los concursos de modelismo nacionales e internacionales donde los jueces se fijan más en ellos antes de emitir su veredicto, el cual suele ser inapelable. En el "universo de los acabados finales" y para esta maqueta en concreto, opté por utilizar varias técnicas diferentes diseñándolas por ordenador y cortándolas con un ploter, tal y como se hace en los camiones a escala real. La fase de abrillantación corrió a cargo del barniz brillante de la marca Vallejo, aplicado en varias finas capas. Para los efectos de óxido por un lado y barro y suciedad por otro, empleé productos de AK Interactive y TAMIYA,respectivamente, con sus técnicas de aplicación algunas de ellas algo complejas si no se ha hecho nunca antes, pero con un resultado final aparente como se puede observar. Bajo mi punto de vista, un modelo luce más puesto en "ambiente" que solo, así que fabriqué también el pequeño diorama de la Carretera Nacional con un poco de vegetación, las típicas barandillas, algo de nieve/hielo, algún tronco, etc. En el apartado de las terminaciones cobra un especial sentido el motor del vehículo el cual, como todo el trailer, también viene separado en partes, y no pocas, unas 30 piezas a las cuales una vez unidas hay que pintarlas de negro y después a pincel detalles como los filtros, depósitos de líquidos, manguitos, etc. El toque final a la mecánica viene dado por las manchas de gas-oil y aceite típicas de estos motores con muchos años y kilómetros de uso continuado; para ello aplicaremos con pincel fino y productos especiales de la marca AK Interactive las consiguientes fugas y juntas humedecidas. En fin, un rompecabezas de unas 400 piezas entre las del kit y las de fabricación propia para intentar mejorarlo y, eso sí, unas cuantas horas de paciencia y trabajo”.

    Los interesados en realizar consultas de MODELISMO, pueden dirigirse a Luis Vigo en el siguiente e-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

    Valora este artículo
    (0 votos)
    Más en esta categoría:
    Redacción

    Equipo de redacción de TransporteProfesional.es

    Deja un comentario

    Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

    Separatas y Monográficos del Transporte

    © 2018 BGO Editores. Desarrollo Área Fotográfica - Juan Caraballo - Revista Transporte Profesional - 91 744 03 95