Viernes, 15 Noviembre 2019

    Editorial mes de Julio/Agosto - Por Javier Baranda

    Javier Baranda 	Javier Baranda Transporte Profesional

    Entre balances y previsiones

    Es tiempo de asambleas generales en el seno de la CETM. Las asociaciones territoriales y nacionales (especialidades), hacen sus cuentas, sus balances del pasado ejercicio y valoran sin ambages la situación actual, procurando atisbar qué les depara el futuro inmediato, el medio plazo, en realidad. La sensación que tenemos, como testigos privilegiados de estos encuentros anuales, es que la problemática general es prácticamente la misma, no importa el lugar ni el tipo de actividad a que se dediquen, salvando –claro está- temas muy concretos que atañen a una determinada especialidad de transporte.

     Se habla de debilidad del sector frente al mercado, a los clientes; probablemente uno de los problemas más graves. La consecuencia más palpable de este factor, de esta realidad, no es otra que la presión cada vez más brutal que ejercen los cargadores y que, a la postre, conduce inevitablemente a una guerra de precios absolutamente suicida, destrozando unas cuentas de explotación con las que es materialmente imposible “rellenar” unas arcas hace tiempo esquilmadas.

     En todos los foros se habla con pasión, impotencia y rabia contenida, de morosidad, exceso de oferta, falta de actividad y de financiación, incremento del precio del combustible y hasta de situación de desamparo, por parte de las administraciones públicas (sus “querencias” parecen estar en otra parte), con la puesta en marcha de normativas –aquí y en Bruselas- destinadas a dinamitar la carretera. ¿Exagero? ¿Acaso no han oído ustedes hablar de la Euroviñeta o de la última redacción del famoso Libro Blanco (demagogia pura, les aseguro), para el que somos el enemigo público número uno? ¿O tampoco se han dado cuenta de que la modificación de la LOTT ahora a debate en las Cortes- contiene párrafos que perjudican seriamente la salud del transporte?

    Las cifras son tozudas: desde que comenzó la crisis han desparecido más de 20.000 empresas de transporte y más de 60.000 autorizaciones. El aumento de costes continúa, imparable, y ni la Ley de Contrato de Transporte ni la de Morosidad, se cumplen. En este punto sólo queda esperar a que la Administración haga el trabajo que le corresponde y al que se comprometió en la firma de los acuerdos entre cargadores y transportistas. La inspección y las sanciones deben ser dos de los parámetros fundamentales para corregir los excesos.

     ¿Y qué dice, que piensa, qué aporta, nuestro ministerio del ramo? Optimismo, señores: hoy se mueve un 5% de mercancías más que hace un año. La exportación, claro. Su discurso (hablo de Manel Villalante, director general de Transporte Terrestre, al que también hemos escuchado en diferentes foros), es cuasi monotemático.

    Por una parte reconoce lo que ya sabemos: nuestra debilidad estructural, la falta de músculo empresarial. Por otro, insiste con firmeza en una decidida apuesta por la intermodalidad y la logística, para lo que se precisa potenciar –no lo vean como a un enemigo- el ferrocarril de mercancías (y el transporte combinado, evidentemente). Si somos capaces de convertirnos en “polo logístico” europeo, muchos de nuestros males desaparecerán como por ensalmo si, además, añadimos su receta: innovación, integración, internacionalización, intermodalidad y formación. Perfecto.

     Pero no todo son quejas en las asambleas y congresos (el último de Cisternas que publicamos en este mismo número). También hay imaginación y ganas de afrontar el futuro, con fuerza y realismo. No estamos hablando únicamente de pergeñar una adecuada política de precios, no de instar, urgir cuanto antes, a una fructífera colaboración entre transportistas. El transporte de mercancías por carretera crecerá, no lo duden y será entonces cuando precise de empresas (españolas si es posible) bien estructuradas, de mayor dimensión que las actuales, con otra mentalidad empresarial y profesional. Hay quien preconiza que seremos muy diferentes, como diferente será el futuro que nos espera; quien augura que los supervivientes tendrán un modelo de negocio más competitivo y más creativo; que estaremos abocados en mayor medida que ahora a Europa, y hasta que se cumplirán las leyes por parte de todos los implicados. Que así sea...pero, ¿de qué fecha hablamos? Feliz verano

    Valora este artículo
    (0 votos)
    Más en esta categoría:
    Javier Baranda

    Director y editor de la Revista Transporte Profesional, periodista de vocación y devoción llevo media vida ligado a la información sobre el transporte y el asociacionismo en especial a la CETM

    https://www.transporteprofesional.es/opinion/editorial-revista

    Deja un comentario

    Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

    Separatas y Monográficos del Transporte

    © 2018 BGO Editores. Desarrollo Área Fotográfica - Juan Caraballo - Revista Transporte Profesional - 91 744 03 95