Jueves, 18 Julio 2019

    Editorial mes de Abril - Por Javier Baranda

    Javier Baranda Javier Baranda Transporte Profesional

    Urge un acuerdo con los cargadores

    De auténtico desastre económico puede calificarse el pasado año 2010 para las empresas de transporte de mercancías por carretera. Y este primer trimestre no le va a zaga en cuanto a resultados se refiere, a tenor de las opiniones de un pequeño grupo de empresarios que publicamos en este mismo número. Crisis, descenso del consumo, falta de financiación, desmesurado incremento del combustible, morosidad…una larga y conocida letanía a la que debe añadirse unos precios del transporte tan miserables y depauperados que –según nos comentan- cuanto más se trabaja menos rentabilidad se obtiene.

    Los dilatados plazos de cobro no coadyuvan, precisamente, a enfriar un ambiente que se está caldeando desde hace meses. La CETM (y el Comité Nacional del Transporte) trabajan con denuedo en la consecución de un acuerdo con las principales asociaciones de cargadores: AECOC, AEUTRANSMER y TRANSPRIME. Se trata, en realidad, de hacer cumplir la Ley de Contrato de Transporte Terrestre de Mercancías, promulgada el 11 de noviembre de 2009 (es probable que muchos cargadores no sepan o no quieran saber de su existencia), en cuanto a las condiciones del pago de los servicios de transporte en tres cuestiones básicas y fundamentales. Se va a exigir el pago a los 30 días de la realización del porte, promoviéndose que su incumplimiento tenga sanciones administrativas. Se exigirá, además, la aplicación de la cláusula de revisión del precio del transporte, en función del coste del combustible; y se exigirá, por último, que se cumpla la cláusula de indemnización por paralización. Sí, soy consciente de que ésta no es la primera vez que se hacen estas peticiones a los cargadores, pero habrá que insistir una y cien veces, hasta que cumplan la Ley, y sus compromisos. Muchos recordarán, sin duda, el famoso Código de Buenas Prácticas firmado en el año 2000, con la presencia del ministerio de Fomento, además de otros acuerdos signados en fechas más recientes, como junio de 2008.

    No están las cosas para bromas, ni para rubricar en mesas de negociación buenos propósitos que luego resulten ser papel mojado. De una vez por todas, se va a fomentar la transparencia y también la seguridad en la denominada cadena del transporte; se van a limitar el número de subcontrataciones (se habla de tres, como norma general); se van a difundir de forma masiva los datos del Observatorio de Costes (recuerden que están elaborados por Fomento y consensuados entre las partes), para que sirvan de referencia a muchas empresas, en cuanto a los criterios que deben seguir para tener una adecuada política comercial.

    Los cargadores, con quienes se hablará también de productividad y de cuantas cuestiones deseen plantear, saben que el precio del transporte tiene que realizarse a satisfacción de todas las partes que intervienen en la cadena en la que también ellos están directamente involucrados. La insostenible situación de nuestro sector es el principal acicate para que el consenso llegue en fechas cercanas. Y en ello se está.

    También se está realizando un gran esfuerzo para que la modificación de la LOTT se realice lo antes posible, antes de que finalice la presente legislatura. No son baladíes las cuestiones que se pretenden reformar, como el acceso a la profesión y al mercado o la modificación (ya adelantada) del Baremo Sancionador. En este número informamos de algunas de las claves, comentadas en las juntas directivas de CETM y CONETRANS, de cuyas conclusiones nos hacemos eco.

    No quiero dejar, por último, de señalar uno de los acontecimientos más destacados de la última década: la inauguración del nuevo Centro de Formación de CEFTRAL-CETM, que marca un hito en la historia de la Confederación, y que ha merecido la edición de una Separata Especial de esta publicación. Éste es, sin duda alguna, el ejemplo y camino a seguir, no sólo por parte de nuestras organizaciones territoriales, sino por la propia Administración, quien debe apoyar sin ambages (tal y como lo ha hecho la Junta de Comunidades de Castilla La Mancha) este proceso innovador y aparcar para siempre viejos hábitos, apostando por iniciativas y tendencias creativas, modernas y eficaces, para impulsar debidamente la profesionalidad y la imagen que debe tener nuestro sector.

    Valora este artículo
    (0 votos)
    Más en esta categoría:
    Javier Baranda

    Director y editor de la Revista Transporte Profesional, periodista de vocación y devoción llevo media vida ligado a la información sobre el transporte y el asociacionismo en especial a la CETM

    https://www.transporteprofesional.es/opinion/editorial-revista

    Deja un comentario

    Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

    Separatas y Monográficos del Transporte

    © 2018 BGO Editores. Desarrollo Área Fotográfica - Juan Caraballo - Revista Transporte Profesional - 91 744 03 95