Sábado, 24 Agosto 2019

    Entrevista con Pablo Martín Gutiérrez, presidente de la Organización Castellana de Empresas de Mudanzas (OCEM)

    Pablo Martín Gutiérrez Pablo Martín Gutiérrez Opinión

    A lo largo de sus años como presidente de la Organización Castellana de Empresas de Mudanzas (OCEM), Pablo Martín Gutiérrez se ha marcado como reto lograr que las mudanzas en la Comunidad de Madrid tengan la representatividad que se merecen, además de lograr una mayor dignificación y profesionalización del sector.

    Junto a la Junta Directiva de OCEM, se están dando los pasos necesarios para la consecución de estos planteamientos, para lo que las reuniones institucionales se han incrementado de forma considerable y las acciones para lograr un sector más profesional van dando sus frutos.

    Cuando en OCEM se habla de tener una mayor representatividad, ¿a qué se refieren?


    En los últimos años, desde la patronal de las mudanzas madrileñas buscamos tener una mayor presencia ante las administraciones públicas de Madrid, es decir, que nuestra opinión ante los problemas que nos acucian sea conocida donde se considere imprescindible. Así, estamos en el Comité Madrileño del Transporte, en FEDEM (Federación Española de Empresas de Transporte) o en CETM (Confederación Española de Transporte de Mercancías). Y en todas ellas queremos que se nos oiga, buscamos que se nos tenga en cuenta. Y en ello seguiremos, porque creemos que es allí donde debemos luchar, los lugares en los que tenemos que ser oídos.

    ¿Considera que OCEM tiene la fuerza suficiente como para lograr que se tenga en cuenta sus opiniones?


    Desde OCEM tenemos claro que para lograr esa mayor representatividad debemos tener una asociación fuerte de forma interna. Sin estar todos unidos, sin una organización más numerosa, nuestros planteamientos serán menos fuertes.

    ¿Echa en falta un mayor espíritu asociativo entre las empresas de mudanzas de Madrid?


    En la actualidad nos encontramos en momentos de desesperación, para muchas de nuestras asociadas, por la falta de servicios, que hacen que tiren los precios, incluso por debajo de los costes mínimos y recomendables que debe tener una empresa. Esto tendrá un efecto dominó en el conjunto del sector, que nos pasará factura a todos, tanto a corto como a medio plazo, pues los clientes se están habituado a unos precios que son irreales y que nos costará levantar en un futuro. O habrá empresas que no podrán soportar la presión y la angustia y tendrán que abandonar. Por ello o nos juntamos, o formamos parte de la asociación, o los piratas seguirán campando por sus anchas.

    ¿Pero cómo luchar contra el intrusismo, contra la piratería empresarial?


    Tenemos claro que debemos reclamar un sector legal, limpio y ético; que las empresas asociadas deben seguir unas normas básicas del juego, unas normas que son éticas y morales, pues el gran beneficiado será el cliente y, por tanto, el sector. O se camina por este sendero o el caos reinará en el sector de las mudanzas. La Junta Directiva de OCEM quiere luchar para que el caos deje paso a la normalidad empresarial. Y para ello pretendemos dignificar un sector tan maltratado.

    ¿Qué se puede hacer desde una organización empresarial para atajar esos problemas?


    La respuesta está en todos nosotros. Primero, en OCEM, para tratar de encabezar una concienciación básica entre todas las empresas del sector de la Comunidad de Madrid. Y, después, en todos nuestros asociados, quienes debemos concienciarnos, de forma individual, de la situación para cambiar ciertos hábitos, ciertas prácticas que nos lleven a hacer un sector más digno y más rentable. Por tanto, o nos profesionalizamos y dignificamos el sector, o morimos. Estamos ante una disyuntiva básica para nuestro futuro. O todos juntos, o morimos.

    ¿Qué carencias considera que hay en el sector de las mudanzas en Madrid?


    Creemos que es necesario, e imprescindible, que las empresas de mudanzas tengan un personal más cualificado, más experimentado, más profesional. Para ello queremos promover cursos que hagan posible que todos se beneficien: la empresa, al tener empleados más cualificados; el trabajador, al conseguir una mayor formación; y el cliente, al lograr que una mudanza se la hagan auténticos profesionales.

    ¿Cree que es posible luchar contra el intrusismo profesional, contra la piratería empresarial?


    Creo, de verdad, que no solo es posible, sino urgente profundizar en esa lucha. Nosotros, como asociación, debemos concienciar a nuestros socios que un servicio tiene un coste determinado y que no se puede cobrar un trabajo por debajo del coste real. Además, debemos insistir a las administraciones para que sigan luchando contra la piratería.

    Revista Transporte Profesional

    Número 378 - Octubre 2017
    Este artículo completo ha sido publicado en la revista Transporte Profesional
     
     
    Número 378 - Octubre 2017

    Valora este artículo
    (0 votos)
    Más en esta categoría:

    Deja un comentario

    Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

    Separatas y Monográficos del Transporte

    © 2018 BGO Editores. Desarrollo Área Fotográfica - Juan Caraballo - Revista Transporte Profesional - 91 744 03 95