Jueves, 18 Julio 2019

    Editorial mes de Diciembre - Por Javier Baranda

    Javier Baranda Javier Baranda Transporte Profesional

    Habemus Acuerdo

    No es la panacea que vaya a solventar todos los males de carácter “laboral” que tiene nuestro sector, pero “marcará” sin duda las relaciones entre sindicatos y patronal, modernizando –este punto ha sido resaltado por todos los firmantes- la negociación colectiva provincial, de forma que los problemas se encaren, a partir de ahora, buscando soluciones que tengan viabilidad y futuro, el consenso, en suma.

    Hablamos del II Acuerdo General (Laboral) firmado el pasado 12 de noviembre entre sindicatos y patronal, que sustituye al firmado en 1997, y que debería haber sido renovado en el año 2000. Han transcurrido diez años de desencuentros, fracasos y de -a veces- fútiles negociaciones, pero los resultados son más que interesantes. Juzguen ustedes mismos: enmendará el desastre de transposición al ordenamiento jurídico español que realizó el Ministerio de Trabajo, sobre la famosa Directiva de Tiempos de Trabajo. Ha sido precisamente este asunto el más controvertido a la hora de llegar a un consenso con los sindicatos. Con el II Acuerdo la Jornada de trabajo de los “trabajadores móviles” toma un protagonismo especial, al posibilitar cambios de importancia en temas como la conducción en equipo, el acompañamiento de los vehículos en transbordador o tren, las esperas en frontera o las prohibiciones de circular, por citar algunos ejemplos. Ha sido establecido, por otra parte, un régimen mínimo de descansos semanales del conductor, en su propio domicilio, lo que supone un avance importante en materia social, a la vez que una contrapartida exigida por los sindicatos a la flexibilidad demandada por los empresarios en esta materia.

    El régimen mínimo de descansos semanales del conductor, en su propio domicilio, tanto en transporte nacional como internacional, ha sufrido también cambios sustanciales.

    Cabe señalar, en otro orden de cosas, que El II Acuerdo no contiene tablas ni complementos salariales, ni siquiera cuantifica las dietas, ni los pluses, pero sí es un auténtico Convenio Colectivo, sin duda, el más importante. ¿Dónde radica, entonces, su valor, aparte de en los temas antes mencionados?

    Muy sencillo. Es la referencia imprescindible en las negociaciones colectivas sectoriales de ámbito inferior, siendo la norma maestra de aplicación allá donde no exista un convenio colectivo o donde no se contemplen materias o aspectos que regula el Acuerdo, hecho que se produce en la práctica en no pocas ocasiones.

    Se ocupa, además, de definir la estructura de la negociación colectiva del sector y contiene normas de aplicación directa (por encima de los convenios sectoriales) en temas transcendentes como el régimen disciplinario, el periodo de prueba o las modalidades de contratación, sin olvidar otros relativos a la movilidad geográfica o la seguridad e higiene en el trabajo. Pero hay muchas más novedades que desgranamos en un artículo de fondo en este mismo número (“Tema del mes”), y que invitamos a nuestros lectores a su lectura.

    De otro lado, cabe señalar que las actividades de logística y mensajería han sido “expresamente citadas” también es este II Acuerdo.

    El propio ministro de Fomento, José Blanco, viendo su importancia, “apadrinó” la firma del II Acuerdo, hecho que aprovechó para lanzar un mensaje político, al decir que supone “un poderoso mensaje para aquellos que dudaban de la legitimidad de los agentes sociales y de la utilidad del diálogo social”.

    No le falta razón al ministro. En los actuales momentos de crisis e incertidumbres es, más que nunca, necesario un acuerdo con la representación social, puesto que la negociación de no pocos convenios colectivos atraviesa por múltiples dificultades. Ambas partes –sindicatos y patronal del transporte- han logrado finalmente concertar un pacto que supone un auténtico compromiso para reconducir de forma positiva un diálogo social que a todas luces había fenecido.

    Valora este artículo
    (0 votos)
    Más en esta categoría:
    Javier Baranda

    Director y editor de la Revista Transporte Profesional, periodista de vocación y devoción llevo media vida ligado a la información sobre el transporte y el asociacionismo en especial a la CETM

    https://www.transporteprofesional.es/opinion/editorial-revista

    Deja un comentario

    Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

    Separatas y Monográficos del Transporte

    © 2018 BGO Editores. Desarrollo Área Fotográfica - Juan Caraballo - Revista Transporte Profesional - 91 744 03 95