Sábado, 19 Octubre 2019

    Transportes Miguel Insausti, la puntualidad es nuestra obsesión

    Transportes Miguel Insausti

    Sus camiones recorren el equivalente a una vuelta al mundo cada día, y no les asustan los trabajos más exigentes ni los destinos más complejos. La puntualidad, la imagen y el cuidado de la mercancía son los valores que les han convertido en el proveedor de confianza de numerosas multinacionales con presencia en España.

    La implantación de la factoría de Michelin en Lasarte (Guipúzcoa) en los años 40 fue la oportunidad para algunos emprendedores de la zona de iniciarse en el mundo del transporte. Lo fue para Asensio Insausti, quien, -hace siete décadas y al abrigo de la dinámica generada por la nueva fábrica-, se hizo con su primer camión. El negocio acompañó, lo que llevó a una ampliación de flota en los años 70. Quince años después fue su hijo, Miguel Insausti, quien tomó el relevo, creando una sociedad anónima y dotando a la empresa de mayor profesionalización y una dimensión internacional.

    En 2005 se produjo un gran salto cualitativo con el traslado de las instalaciones al polígono de Lanbarren, en la guipuzcoana localidad de Oyarzun, donde cuentan con 12.500 metros cuadrados, que albergan 1.500 metros cuadrados de pabellón y taller y una campa de 11.000 metros cuadrados de aparcamiento, depósitos de carburante y AdBlue y todo lo que necesitan para mantener su flota. Son éstas las únicas instalaciones con que cuenta la empresa, que mantienen con la firme creencia de que una base de operaciones centralizada les permite prestar servicio de forma eficiente a todos sus clientes.

    Ismael Baranda

    Ismael Baranda, gerente de Transportes Insausti, va aún más allá. Está convencido de que, pese a que en los mejores momentos de bonanza económica se plantearon ampliar sus bases con otros puntos, la decisión que tomaron en aquel momento de mantener la estructura centralizada les ha permitido hoy afrontar los momentos difíciles con unas finanzas saneadas y sin arrastrar deudas. Un crecimiento sostenible y racional, sin escatimar en lo que sus clientes necesitan y que les sigue permitiendo prestar el servicio de calidad que les exigen en su trabajo. En la actualidad cuentan con una flota propia de 30 camiones, -apoyada por un centenar de autónomos-, 140 mega trailers y 15 frigoríficos, lo que les ha permitido especializarse en el transporte internacional de gran volumen.

     

    Sin fronteras

    Insausti se define como una empresa de ámbito europeo, pero admiten que transportan, en palabras de Ismael Baranda, “donde nadie más quiere ir”. En 2009 tomaron la decisión de dejar los países del Este europeo, que no valoraban su producto, para enfocarse en otras áreas. Así, zonas al otro lado del Canal de la Mancha, como Reino Unido, Irlanda o Escocia son destinos habituales para ellos. Habituales y difíciles, porque requieren condiciones peculiares y las labores comerciales son muy duras, pero aun así, compensa.

     

    Los camiones tienen menos rotación y pueden tardar en volver, y por eso jugamos con la triangulación y los relevos de parte de nuestra flota. Si introduces un tercer país en la ruta, se abren mucho las posibilidades de volver con carga, aunque tampoco es una obsesión: el servicio al cliente es lo primero”, según afirma. Para ello, no dudan en repartir su flota por Europa, para que esté disponible para realizar relevos o kilómetros en vacío cuando el trabajo lo requiera, porque, como dice Ismael Barandala puntualidad es nuestra obsesión. Quizás no seamos el transportista más barato, pero nuestros clientes saben que somos fiables y pueden confiar en nosotros para sus trabajos más delicados”. Y fue precisamente la solvencia de su trabajo la que les permitió, en junio de 2004, ser los elegidos para integrarse como proveedor para España de la red europea TOMEX (tráficos optimizados Michelin), a la que optaban 60 empresas transportistas, un gran logro que hoy es para ellos su mejor carta de presentación.

     

    Renault Magnum de Transportes Insausti

    Renault Magnum, el aliado ideal

    Las tractoras Renault Magnum, que cambian cada tres años para mantener su flota en las mejores condiciones, son también su carta de presentación, un vehículo emblemático que les ayuda a mantener ese factor imagen tan importante en la entrega al cliente final. Entre la oferta en vehículos de transporte de larga distancia de Renault Trucks, Insausti escogió Renault Magnum, “por fiabilidad, y por consumo, -que con su motor Dxi está entre los mejores y ayuda a reducir costes operativos-, por confort, pero también por imagen”. Los conductores valoran poder ponerse al volante de un Renault Magnum y su cabina facilita su calidad de vida.

     

    Desde el punto de vista financiero, Ismael Baranda valora también las condiciones que IPARVISA, su distribuidor Renault Trucks en la zona y con el que trabaja desde hace tres décadas, les ha ofrecido: precios competitivos, pactos de recompra interesantes y una garantía total a tres años, que les da una tranquilidad absoluta y sin sorpresas.

     

    En cuanto al servicio postventa, IPARVISA les ha ofrecido un contrato de mantenimiento que les permite tener siempre a punto sus camiones, algo que refuerza su disponibilidad y que garantiza la flexibilidad que necesitan ofrecer a sus clientes.

     

    Además, para reforzar los buenos datos de consumo de los motores Dxi 13 de Renault Magnum y, en cada entrega de vehículos, realizan una formación en conducción eficiente que les permite conocer en detalle la forma de conseguir mejorar los consumos, algo que siguen de cerca a través de la herramienta Optifuel Infomax.

     

    Puntualidad

    Cuando te exigen cruzar Europa con un margen de error de 15 minutos, la organización y la comunicación son vitales”, afirma. En un contexto en el que todos los clientes han adoptado el just in time tan característico de la automoción en sus cadenas productivas, la puntualidad se ha convertido en el elemento clave. Los clientes lo valoran tanto que realizan un seguimiento exhaustivo de las entregas y generan clasificaciones que dan información transparente sobre las entregas realizadas por las diversas empresas, algo que fomenta la competitividad y que Insausti valora de forma positiva, porque redunda en la mejor calidad del servicio. Para garantizarlo y para dotar de flexibilidad al proceso, la empresa ha implementado un sistema de standby, que consiste en posicionar semirremolques en la fábrica de origen, para que el cliente pueda ir cargando a su ritmo y, al finalizar, el transportista realice el enganche. “Somos conscientes de que con este proceso se inmoviliza capital, pero las ventajas compensan y es una tendencia que va a más”.

     

    Su cliente ideal son empresas multinacionales solventes que cuentan con delegaciones repartidas en el continente europeo y que buscan un transporte competitivo pero muy especializado. Entre sus clientes actuales hay empresas de diversos sectores, además de la automoción: Nestlé, Kimberly Clark, Grupo Bayer, Bosch Siemens o Pepsico.

     

    Reconocen que la crisis ha golpeado el sector, pero se manifiestan optimistas, porque el transporte siempre va a ser necesario, aunque ahora haya que sacar el lado camaleónico para saber adaptarse a los cambios, interpretarlos y reorientar la estrategia de negocio para ajustarla a ellos. Con innovación y con inversión, como nos cuentan, “fuimos de los primeros en contar con la certificación ISO 9.000 y ahora ya trabajamos en lograr la 14.000: las empresas multinacionales son cada vez más sensibles al medio ambiente, y lo serán de cara al futuro”. Así que continúan trabajando, porque es el trabajo lo que les permite mantener el optimismo, ya que, en palabras de Ismael Baranda, “el buen trabajo siempre da sus frutos, y en Insausti tenemos trabajo, tesón e inteligencia”.

     

    Insausti, en datos

    • Más de 5.000 tránsitos por el Canal de la Mancha al año
    • 180.000 servicios
    • 16 millones de kilómetros recorridos, más de una vuelta al mundo al día
    • 60% licenciados universitarios en plantilla
    • 25% bilingües
    • 50% trilingües
    • 18% cuatrilingües
    • Media de edad en la plantilla: menos de 30 años

    “La puntualidad, la imagen y el cuidado de la mercancía que transportamos nos definen”

    Aunque Transportes Insausti ha pasado por sido siete décadas de evolución e inversión constante, puede presumir de seguir contando con los clientes de los primeros tiempos. Tal y como nos cuenta Ismael Barandala primera factura de Michelin data de los años 40, en la década de los 70 se convirtió en un cliente fiel, y ahora es nuestro principal cargador”. Esta gran multinacional confía en Insausti para la realización de lo que Ismael Baranda llama “trabajos muy especiales”, que son principalmente los que afectan al último eslabón de la cadena de producción, la entrega al cliente final, en la que la puntualidad y la imagen son elementos vitales, porque el transportista se convierte en la cara visible de su cliente. Estas entregas directas a cliente suponen el 80% de los transportes que realiza esta empresa guipuzcoana. Y para cumplir con expectativas tan altas, Insausti realiza un trabajo que Ismael Baranda define como “de sastrería”: el servicio se personaliza al máximo, para lo que se estudian las necesidades del cliente y se dota al equipo de los recursos necesarios y se realiza la mejor combinación de recursos para ahorrar costes a través de la eficiencia del proceso. A pesar de la dificultad de los encargos que reciben y aunque, como nos dice Baranda “a nosotros también nos gusta hacer el trabajo fácil”, Insausti se siente cómodo con este tipo de encargos.

    Valora este artículo
    (0 votos)
    Más en esta categoría:

    Deja un comentario

    Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

    Separatas y Monográficos del Transporte

    © 2018 BGO Editores. Desarrollo Área Fotográfica - Juan Caraballo - Revista Transporte Profesional - 91 744 03 95