Miércoles, 17 Octubre 2018
Login Registro

Iniciar sesión

Usuario *
Contraseña *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos con asterisco(*) son obligatorios.
Nombre *
Usuario *
Contraseña *
Confirmar contraseña *
Email *
Confirmar email *
Captcha *
Reload Captcha

    Transportes Juan el Farol S.L.

    Transportes Juan el Farol Transportes Juan el Farol Transporte Profesional

    Nuestras ganas de avanzar y aprender no tienen límites”. Esta frase podría resumir la filosofía de esta empresa familiar alicantina dedicada al transporte pesado de hormigón. Transportes Juan el Farol es una compañía nueva, pero con un fundador que tiene más de 30 años de experiencia en el sector del transporte.

    Luis Rodriguez Hernandez creó la sociedad en el año 2013 junto a sus tres hijos, Luis Armando, Jorge y Juan de Dios. En esta ecuación no hay que olvidar el quinto pilar clave de la organización, Laura, que mantiene los números en el lugar que corresponde. Juntos se enfrentan al reto diario que conlleva muchas horas de trabajo y esfuerzo, pero que, sin duda, disfrutan a cada instante, siempre en continua evolución.


    La empresa está enfocada mayoritariamente al transporte de hormigón (80% de la actividad), y el porcentaje restante se dedica al transporte de áridos. En el recorrido de su trayectoria profesional, la familia Rodríguez puede presumir de haber creado las bases para construir más de 20 parques eólicos, varias ampliaciones de aeropuertos (como es el caso de la T4 de Barajas, en Madrid) y la ampliación de puertos marítimos como el de Puerto del Rey, en Palma de Mallorca, u otros, como el de Marsella, en Francia.


    Luis Rodríguez cuenta orgulloso que el nombre de la empresa se debe al abuelo Juan, de apodo: “El Farol”. Este pseudónimo se lo pusieron en el pueblo del que proceden, El Baúl (Granada), donde Juan era muy querido, -tanto que, incluso, pusieron su nombre a una de las calles del pueblo-. El abuelo Juan es la figura que inculcó los valores que prevalecen, hoy, en la empresa que lleva su nombre: el sacrificio, la constancia y la ética están por encima de todo en esta compañía.
    Cuando Luis habla de sus primeros pasos en la nueva empresa, confiesa que fueron difíciles -como casi todos los comienzos-, pero nunca hubo excusas para rendirse. Luis luchó día y noche para levantarla, acompañado de sus tres hijos. “No había vacaciones, no había fines de semana. Sólo un único objetivo: avanzar” señala.

     Luis Rodríguez

    Los inicios


    Remontándose unos años atrás, Luis Rodríguez comenzó la actividad en el sector del transporte de áridos en el año 1986, con un camión Barreiros y centrando su actividad en el entorno de Granada, su provincia natal. En el año 90 y por circunstancias laborales, trasladó su domicilio a la provincia de Alicante, continuando con el trabajo de movimiento de tierras. Fue en 1996 cuando la empresa Cemex (fabricante de cementos) le propuso quedarse con cuatro camiones hormigonera (tres Barreiros y un Pegaso), y trabajar para dicha empresa, en exclusiva, transportando hormigón. Ese año, junto con su hermano Manuel, crearon la empresa Transportes Carrasquilla S.Coop, que luego amplió su capital y que llegó a dar trabajo a más de 100 personas.

     

    Los medios


    La flota actual de la empresa es de 29 vehículos hormigoneras; cifra a la que se suman ahora seis hormigoneras más del modelo Renault Trucks K 430 R 8X4 y una Renault Trucks K 380 R 6x4. Además de esto, disponen de tres tractoras para el transporte de áridos. Para lograr el objetivo que buscan de calidad de servicio y mantener el puesto número uno en su provincia, la política de renovación de la maquinaria es muy dinámica: la media de edad de sus vehículos es de tres años.
    Sus inicios siempre estuvieron relacionados con la marca Renault. El primer coche de Luis fue un R8, y todavía recuerdan, hace unos años ya, el camión modelo Renault 260, al que llamaban “El Pitufo”. Actualmente, la mayoría de la flota está compuesta por vehículos de la Gama K de Renault Trucks. Tras diversas pruebas de diferentes tipos de camiones, la compañía ha encontrado en la marca el modelo que le ofrece lo que busca. El Renault Trucks K se adecúa a sus necesidades y cumple con todas sus expectativas. Es el modelo que se ajusta “como anillo al dedo” a su actividad.
    Cuando hablan de su maquinaria de trabajo, la importancia que conceden a sus vehículos está dividida al 50% entre chasis y carrocería. Con los actuales camiones de la Gama K se sienten satisfechos en todos los aspectos. En palabras de la familia Rodríguez, “lo primero que nos gusta es la imagen; el frontal de estos vehículos es imponente, desprende la fuerza que nos identifica”. Pero, además, continúan, “estos camiones nos ofrecen lo que buscamos en términos de fiabilidad, durabilidad y robustez, lo que es fundamental para nosotros”.
    Hablando de la puesta en marcha en el día a día, Juan El Farol valora la especial maniobrabilidad y confort de conducción de los camiones. Luis lo resume en una frase: “con estos vehículos, los conductores no se cansan, es como si fueran una prolongación de ellos mismos. A todo esto, hay que añadir que los consumos obtenidos hasta ahora son excelentes. En resumen: hemos dado con nuestra marca”. Las últimas unidades llevan incorporado el sistema de gestión de Flotas Optifleet, que les ayudará a controlar mejor, con más información y detalle, sus consumos de ahora en adelante.
    Tanto en el caso del vehículo como la carrocería que lleva incorporada, esta empresa tiene muy claro lo que quiere. Ellos mismos definen cada uno de los detalles, que conocen a la perfección, y que saben que les facilitará el trabajo. Así, a modo de ejemplo, las carrocerías de todas sus hormigoneras incluyen el llamado “Paso Valencia” -doble longitud de onda en el interior de la cuba-, que facilita la expulsión del hormigón con mucha más eficiencia. En muchas ocasiones, esta empresa realiza solicitudes especiales a sus socios o proveedores, que después éstos han incorporado para otras aplicaciones. Otro ejemplo de este tipo es el curioso caso de la brida especial que ya lleva su nombre: “brida Juan El Farol”, que facilita también el volcado de la mercancía.

     Juan el Farol

    Rapidez extrema


    Respecto a la mercancía con la que trabajan, la familia Rodríguez hace una interesante reflexión: “transportamos la mercancía más perecedera que hay”. Ciertamente, pocos productos tienen una caducidad menor que la hora y media que, como límite temporal teórico, puede aguantar el hormigón en buen estado. Esta caducidad tan corta implica que los recorridos han de ser muy ágiles y que por supuesto, una incidencia en este tipo de transporte no puede tener cabida. Por ello, en la empresa, siendo grandes conocedores de esta circunstancia, saben que los vehículos no pueden fallar, o lo menos posible. Realizan de forma periódica un mantenimiento preventivo, adquiriendo las piezas en las instalaciones de su distribuidor de confianza, con el que se encuentran muy satisfechos, R1 Gama Alicante.
    Además del mantenimiento preventivo, los vehículos están muy cuidados y controlados, incluso en los casos en los que duermen lejos de casa. En torno a un 80% del total de los camiones se encuentran repartidos por toda España y, en algunos casos, se quedan en las instalaciones del cliente para poder realizar cada día los recorridos con mayor facilidad. Para verificar su buen estado, disponen de una interesante norma de empresa: consiste en el envío periódico, por parte del conductor, de un chequeo completo de todas las partes del camión, a través de un reportaje fotográfico. De esta forma, se lleva un control del estado en que se encuentra cada vehículo. La limpieza es una exigencia básica de la compañía, ya que se trata de una norma de imagen de empresa. “En realidad, los camiones son nuestra imagen de marca y es muy importante para nosotros que ésta sea la mejor y se transmita desde el primer instante” aseguran.
    Juan El Farol tiene 30 empleados en plantilla. La mayoría de sus conductores son empleados que llevan mucho tiempo trabajando con ellos y son de plena confianza. Se sienten muy satisfechos de ellos. Valoran a sus chóferes como un activo fundamental de la empresa, al que conceden la máxima importancia. “Yo he sido conductor y he vivido sus circunstancias en primera persona. Ahora yo quiero ofrecer las mejores condiciones posibles a mis trabajadores” afirma Luis. “Intentamos tener plantilla que viva cerca de los destinos donde tenemos los clientes y los transportes, para facilitarles el trabajo y la conciliación familiar”.
    Respecto a los clientes de Juan El Farol, ellos los denominan su “razón de ser” y son su reflejo. En la mayoría de los casos mantienen relaciones históricas. Ellos prefieren al cliente exigente, al que le gustan las cosas bien hechas. Dado que esta empresa se toma muy en serio su trabajo, elije socios y clientes que tengan ese mismo perfil. El 40% de la actividad la desarrollan con pequeñas y medianas empresas y el 60% restante se centra en multinacionales. En ambos casos, están muy pendientes de sus necesidades, e incluso, en muchas ocasiones, se adelantan a ellas. En la actualidad están incorporando traylonas hormigoneras para que sus clientes puedan beneficiarse de un mayor volumen de transporte.
    La energía que desborda el equipo familiar de esta empresa es digna de admirar y, cuando Juan El Farol habla de planes de futuro, su objetivo es consolidarse como el número uno del transporte de hormigón en España. Nada más y nada menos.

     Transportes Juan el Farol


    Por encima de todo, una empresa familiar

     

    En 2013, Luis Rodríguez creó la sociedad Juan El Farol S.L. con sus tres hijos. En una primera etapa, Luis compaginaba su labor en la nueva empresa, especializada en transporte de hormigón, con el trabajo en Transportes Carrasquilla. En el año 2016, los dos hermanos decidieron separarse de manera definitiva y encauzar su futuro por separado. A partir de ahí y con todo el equipo completamente enfocado en la empresa de nueva creación, Juan El Farol despegó como una compañía puntera en el sector del transporte de hormigón en la provincia de Alicante, desarrollando su actividad por varias provincias del territorio nacional, como Zaragoza, Valladolid, Valencia, Castellón, e incluso, las Islas Baleares.

    Revista Transporte Profesional

    Número 385 - Abril 2018
    Este artículo completo ha sido publicado en la revista Transporte Profesional
     
     
    Número 385 - Abril 2018

    Valora este artículo
    (0 votos)
    Más en esta categoría:

    Deja un comentario

    Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

    © 2018 BGO Editores. Desarrollo Área Fotográfica - Juan Caraballo - Revista Transporte Profesional - 91 744 03 95