Jueves, 24 Septiembre 2020

    Entrevista con Juan Luis Feltrero, presidente de Fedem

    Juan Luis Feltrero Juan Luis Feltrero Opinión

    Salmantino de nacimiento, Juan Luis Feltrero es un "camionero" de cuna. Desde pequeño sabe lo que es subirse a un camión. Y ahora dirige la Federación Española de Empresas de Mudanzas (Fedem) con el objetivo de dignificar este trabajo, que él define como "profesión", y de evitar el intrusismo profesional.

    ¿Cómo podría definir este curso recién terminado?


    El año ha sido malo. Es verdad que se ha notado algo de mejoría con algo más de trabajo para las empresas, pero los márgenes siguen estancados, y la piratería sigue ahí, que no conseguimos erradicarla. Además, tenemos un problema grave, incluso en empresas que están en la Federación, como es que se trabaja por debajo de costes. Es un problema de concienciarse del sector que manejamos y de que tenemos un trabajo exclusivo, aunque parece que vendemos un trabajo de horas de servicio, cuando no es así.


    ¿Cómo se puede mejorar esta situación?


    Lo primero que habría que hacer es que las empresas de mudanzas se conciencien que realizan un trabajo especial, exclusivo, y que los trabajadores de mudanzas no solo deben saber mover muebles, ser fuertes o desmontar y montar, sino que tienen que tener unas cualidades que son importantes. Los clientes no se dan cuenta de que dejan entrar en sus casas a un grupo de cuatro o seis extraños a manipular sus pertenencias. En una empresa de mudanzas los empleados deben ser trabajadores, buenas personas, honrados y sobre todo con un carácter y un trato envidiable para hacer una mudanza lo más fácil y lo más sencillo.


    ¿No habría que concienciar a la sociedad de que una mudanza deben hacerla los profesionales?


    Eso por supuesto. Para ello, estaría bien una campaña de concienciación social, que desde la Federación lo hemos intentado en varias ocasiones, aunque el cliente al final mira el resultado económico. Si se conocieran realmente los costes por una mudanza se podría decir que 1.200 o 1.500 euros por un trabajo no son descabellados. Y con unos mínimos de calidad. Sin embargo, un "furgonetero" lo hace por 300 o 400 euros. Y eso es imposible hacerlo.


    ¿Qué papel juegan las administraciones públicas respecto al sector?


    Hace años respondían medianamente bien, porque se seguían unos criterios de calidad. En las adjudicaciones de concursos públicos se valoraba más la oferta técnica que la económica. O se tenían en cuenta, incluso, los sistemas de calidad, los ISO 9000 y ahora ya no se valoran. Al final las empresas que van a la baja son las que se llevan el gato al agua. Y con esos niveles económicos no se puede competir.


    ¿Por qué las administraciones no ponen en sus condiciones de adjudicaciones de un concurso público que las mudanzas la realicen las empresas de este sector?


    Lo llevamos intentando mucho tiempo, por activa y por pasiva. De hecho hay en muchos organismos públicos que las mudanzas las hacen empresas de servicios. Es más, hemos intentando ir en diversas ocasiones a la inspección de trabajo para decir que sabemos que hay empresas que tienen a gente trabajando en organismo oficiales dadas de alta por dos o tres horas y están trabajando las ocho horas.


    Juan Luis Feltrero¿Y por qué las Inspecciones de Trabajo no atienden sus requerimientos?


    Nos transmiten que tienen falta de efectivos, que no pueden mandar a inspectores. Nos vienen a decir que podríamos ser todos prácticamente ilegales porque hay un porcentaje remoto de posibilidades de tener una inspección de trabajo. Eso va contra las administraciones públicas y contra las empresas legales, porque al final somos los que pagamos los impuestos y con ellos se mantienen esas administraciones. Si no lo atajan, para poder vivir muchas empresas tendrán la mitad de la plantilla que necesitan en regla y otra mitad, de forma ilegal. Eso hay que erradicarlo.


    ¿Por qué las empresas legales no avisan a la inspección trabajo ante una mudanza ilegal?


    Una de las primeras comunidades autónomas que lo empezó a hacer fue Castilla y León, donde llegamos a un acuerdo con la inspección de trabajo y funcionó muy bien porque nosotros éramos los primeros inspectores que veíamos lo que estaba mal y lo denunciábamos. Pero la falta de efectivos es importante.


    ¿Cuáles son las perspectivas de futuro para el sector?


    Para afrontar el futuro, la administración debería flexibilizar la forma contratación de las empresas de mudanzas. No se puede trabajar solo ocho horas o más o menos, porque la mudanza hay que empezarla y acabarla rápido ya que el cliente tiene que dormir en su casa. Se deberían flexibilizar los horarios, controlar al personal que está dado de alta, que da pie a la economía sumergida.


    Tras las últimas reuniones que ha mantenido Fedem con la Dirección General de Aduanas, ¿se puede decir que se ha solucionado el conflicto de entrada de mudanzas en España?


    Este es un tema peliagudo, ya que tenemos grandes problemas por los requisitos para que entren mercancías de cualquier país en España, en cuanto a aranceles, entre otros requisitos. En España están sobredimensionados, con una cantidad tremenda de burocracia, quien viene con muebles se lo piensa mucho entrar por España porque tiene más ventaja de entrar por el Reino Unido, con unos criterios menores de documentación, y quien gana de verdad son las empresas de mudanzas inglesas. Se han perdido muchas mudanzas. Eso habría que atajarlo y se planteó a la dirección de aduanas y se está estudiando modificar ese criterio.


    ¿Qué puede hacer Fedem para buscar la mejoría del sector?


    Desde Fedem debemos concienciar a nuestros propios asociados y que se den cuenta que las empresas que están en la federación no somos competencia, sino colaboradores y compañeros. También hay que dignificar la profesión. No entiendo los motivos por los que un trabajador de mudanzas tiene que cobrar menos que uno de la construcción. Es un trabajo muy cualificado por lo que se hace necesaria una mayor formación entre los empleados y en los clientes. El vente conmigo que vamos a hacer una mudanza sigue existiendo.

    Valora este artículo
    (0 votos)
    Más en esta categoría:

    Deja un comentario

    Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

    Separatas y Monográficos del Transporte

    © 2018 BGO Editores. Desarrollo Área Fotográfica - Juan Caraballo - Revista Transporte Profesional - 91 744 03 95