Domingo, 16 Diciembre 2018
Login Registro

Iniciar sesión

Usuario *
Contraseña *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos con asterisco(*) son obligatorios.
Nombre *
Usuario *
Contraseña *
Confirmar contraseña *
Email *
Confirmar email *
Captcha *
Reload Captcha
Advertisement

    Comparativa Volvo FH 460. Diesel contra Gas Natural

    Comparativa Volvo FH 460 Comparativa Volvo FH 460 Transporte profesional

    Volvo nos presenta un motor de 13 litros que entrega 460 CV y, como novedad en el mercado del metano, utiliza el ciclo Diesel y no el Otto para aprovechar la energía del carburante. Este híbrido metano-gasóleo tiene una autonomía de hasta 1.000 km con 205 kg de gas y reduce su potencia a 50 CV cuando funciona únicamente con gasóleo.

    Comparativa Volvo FH 460. Diesel contra Gas Natural transporteTV

    Hasta el momento se habían formado dos familias en el mundo del vehículo industrial en lo relativo al tipo de propulsión del futuro. Mientras que Iveco y Scania han apostado con decisión por el gas natural, el resto de los fabricantes parece que se decantan básicamente por la solución vehículo eléctrico.

    Volvo Trucks


    La Unión Europea quiere reducir en un 30% las emisiones de CO2 entre los años 2005 y 2030, lo que supone que no podamos seguir esperando a que se consigan diseñar baterías pequeñas, ligeras y de alto rendimiento. Por eso el gas natural está empezando a ser una solución más que rentable. El precio de estos vehículos es un 40% más caro que una unidad convencional. Pero como contrapartida encontramos que el coste del gas natural en las gasineras -estaciones de servicio que suministran gas vehicular- es como un 30% más barato que el del gasóleo en las mismas condiciones.

    g13


    A todo esto, hay que unir que la potencia energética de 0,72 kg de GNL –gas natural licuado- equivale a la de un litro de gasóleo –el peso de un litro de gasóleo estándar a 15 ºC es de 0,85 kg-. Por tanto, en menos de 4 años podríamos rentabilizar la inversión en el transporte nacional. Claro está que todo no son ventajas. El principal inconveniente es la distribución. Siendo España, junto a Holanda, los países de la Unión Europea con mayor número de estaciones que suministran metano en estado líquido; lo cierto es que no todo el territorio está igualmente surtido. Entonces, tendremos que planificar muy bien las rutas de nuestra flota de gas si no queremos quedarnos “tirados” en la carretera. Un día de viento o cualquier otro fenómeno atmosférico nos puede jugar una mala partida.

     volvo trucks

    Hibridación metano-gasóleo


    Volvo parece que ha dado con la solución. Se ha unido al grupo de los camiones de gas de una forma contundente. Nos ofrece un vehículo con un motor de 13 litros, que entrega 420 o 460 CV y con pares motor de 2.100 y 2.300 Nm. Sí, son los mismos guarismos que ofrecen los D13 del fabricante sueco de gasóleo. Aunque hay que puntualizar que el rango donde entregan el par motor está desplazado hacia la derecha entre 100 y 200 rpm. A los motores hay que unir las cajas de cambios I-Shift y el potente freno motor VEB+ que entrega 510 CV -375 kW- a 2.300 rpm.

    Volvo


    La solución de Volvo no es nada tradicional. No se ha limitado a aligerar uno de sus motores, quitarle todo el equipo que acompaña a un motor diésel y ponerle unas bujías. Volvo ha optado por la opción híbrida. Sigue montando su tradicional motor D13, ahora lo llama G13, este propulsor es capaz de trabajar con una mezcla de hasta el 75% de gas natural, el resto del combustible sigue siendo gasóleo. Su ciclo de trabajo por tanto es Diesel y no Otto. Es decir, su eficacia térmica es de entre un 15 y un 20% superior a los Otto de gas, reduciendo las emisiones de CO2 en un 20% y consumiendo también un 20% menos de AdBlue que los Diesel.

    G13


    El motor es capaz de trabajar solo con gasóleo, si nos quedamos sin gas siempre podemos salir del paso con el derivado del petróleo.



    Repostaje


    El gas siempre crea controversia, sobre todo porque pensamos que es más peligroso que los destilados líquidos del petróleo. En primer lugar, hay que decir que el metano es menos pesado que el aire, en caso de fuga irá hacia arriba, no se puede condensar en bolsas. Esta es una ventaja en relación con los combustibles líquidos y el GLP –gas licuado del petróleo (butano-propano)-. Además, Volvo ha testado sus camiones de forma exhaustiva con choques frontales y pruebas de vuelco. Todos los test han sido satisfactorios. Otra cuestión a su favor es que estos camiones superan las especificaciones que marca el ADR para los vehículos base clase AT y FL.

    Volvo Trucks


    Hay que tener en cuenta que la temperatura de almacenaje del combustible es de -145 ºC. Efectivamente, el metano en fase líquida es un gas criogénico, lo que nos obliga a utilizar el correspondientes EPI -equipo de protección individual-. Léase: gafas, guantes, calzado y vestimenta.
    En el tanque se almacena el gas a tres bares cuando el depósito está lleno. Cuando se va vaciando la presión va aumentando al ampliarse el espacio disponible para el metano en fase gas. En el momento de una nueva carga, primero hay que ventear el depósito. Hay que hacer que baje de los 10 kg de presión mediante una manguera adicional que se conecta al poste de llenado. El conductor solo tiene que acoplar las dos mangueras: la de venteo y la de llenado; el sistema trabaja de forma autónoma hasta que se acabe el repostaje.


    En lo referente a la autonomía, Volvo ofrece tres opciones. Con tanques de 115 kg el alcance será de 550 km, con el de 155 kg llegaremos a los 750 km y con el de 205 kg hasta 1.000 km.

    Volvo Trucks


    En lo referente a la conducción apenas si encontramos diferencias entre los dos camiones. El de gas es ligeramente más silencioso y utiliza un rango de trabajo ligeramente superior. Hay que recordar que las curvas de par están desplazadas hacia la derecha en los motores de metano. Pero esto al conductor la verdad es que no le afecta, la lógica de la transmisión robotizada I-Shift de Volvo tiene en cuenta esta diferencia y obra en consecuencia. Otro dato a destacar en estos motores es su capacidad de retención. Los propulsores Diesel reconvertidos a Otto apenas si disponen de capacidad de frenado. Cuando se deja de acelerar los pistones se quedan sin “aire” lo que hace que solo trabajen en la fase de descenso. En los Diesel con tecnología Jacobs el motor retiene en las dos fases. El G13 de Volvo, al igual que su hermano D13, nos entrega los anteriormente citados 510 CV -375 kW- a 2.300 rpm.

    Revista Transporte Profesional

    Número 389 - Septiembre 2018
    Este artículo completo ha sido publicado en la revista Transporte Profesional
     
     
    Número 389 - septiembre 2018

    Valora este artículo
    (0 votos)
    Más en esta categoría:

    Deja un comentario

    Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

    © 2018 BGO Editores. Desarrollo Área Fotográfica - Juan Caraballo - Revista Transporte Profesional - 91 744 03 95