Domingo, 27 Mayo 2018
Login Registro

Iniciar sesión

Usuario *
Contraseña *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos con asterisco(*) son obligatorios.
Nombre *
Usuario *
Contraseña *
Confirmar contraseña *
Email *
Confirmar email *
Captcha *
Reload Captcha
    Avelino Traba Avelino Traba Opinión

    El Grupo Empresarial MAT cuenta con una división de construcción que es una referencia en la zona centro de la Península Ibérica. Y si bien no ha sido ajeno a la crisis que ha azotado al sector de la obra pública, la diversificación de su negocio y el "despertar" de este segmento de actividad en los dos últimos años, aunque sea de forma muy liviana, está provocando que la compañía vuelva a la senda del crecimiento. De ello, y de los problemas que tiene encima de la mesa, nos habla en la siguiente entrevista el director de dicha división, Avelino Traba Alva.

    Tras unos años con un sector parado, parece que la obra pública y la construcción está empezando a despertar. ¿Cómo ha evolucionado el sector a nivel general y particular en los últimos años y cómo va el año 2017?


    La aportación del sector de la construcción al PIB se ha reducido a la mitad desde el inicio de la crisis en el año 2008 hasta 2015. Ha sido uno de los sectores con mayor descenso, con lo que muchas empresas se han tenido que reestructurar y otras han desaparecido.
    Pero hace ya dos años que se empezó a ver una leve recuperación a nivel nacional, si bien ha sido en 2016 cuando verdaderamente ésta se ha consolidado. La previsión de crecimiento para 2017 es de un 3%, aunque yo personalmente creo que estará por encima. En cuanto a nuestro caso en particular, vamos a crecer en torno a un 15% en la división de construcción de MAT Graneles, además de producirse una leve mejoría en los márgenes.

     

    El Grupo MAT se ha ido consolidando con el paso de los años hasta ser uno de los grandes holdings del sector. En este sentido, ¿qué medidas tomaron para salir indemnes de la crisis?


    Además de haber tomado varias medidas en nuestro grupo, como reducción de salarios, negociaciones con proveedores, venta de inmovilizados etc., en la división de volquetes en el periodo 2007–-2013 tuvimos que reducir la plantilla de 84 a 33 conductores, un 61% menos, mientras que a finales de 2013 nos vimos obligados a hacer un ERE reduciendo de 33 a 20 conductores, un 39% adicional.
    No obstante, la clave del Grupo MAT para haber sobrevivido a esta larga crisis ha sido nuestra diversificación en otros sectores que se han visto menos dañados en este periodo.

     

    ¿Cuáles son los problemas que más acucian a su sector de actividad?


    En nuestro sector sigue habiendo mucha competencia desleal. Se incumple a menudo la normativa, arriesgándose innecesariamente, y todo para '"regalarle" el servicio al cliente.
    Asimismo, es un sector poco unido, en el que las propias constructoras en este entorno desleal se aprovechan y abusan de los proveedores, por ejemplo, pagando a unos plazos completamente desorbitados o incluyendo cláusulas contractuales como retenciones por garantía, que son devueltas años después de la finalización los trabajos.

     

    ¿Cómo se encuentran las relaciones con sus clientes? ¿Sigue siendo una de las luchas con ellos el tema de los precios y los plazos de pago?


    Afortunadamente tenemos una estrecha relación con nuestros clientes. Eso sí, en los contratos que tenemos está siendo difícil incrementar los precios; sin embargo, con el resto, ante el tirón de la demanda y la falta de medios, se está logrando subir los precios tímidamente.
    En cuanto a los plazos de pago, tal como he mencionado, son desmesurados, como en ningún otro sector, lo que provoca que el riesgo y los costes financieros se disparen, aunque también responsabilizo a una administración ineficiente que saca leyes para que no se cumplan.

     

    ¿Existe mucha competencia desleal en el subsegmento de actividad en el que operan?


    Sí, lo he comentado anteriormente, siendo las prácticas desleales más comunes la manipulación de los mecanismos para controlar los tiempos de conducción y los excesos de peso. Pienso que es una pena que no haya más unidad como en otros sectores, porque quien actúa de esta manera se perjudica a sí mismo, trabajando desde la clandestinidad, arriesgándose sin necesidad alguna y acostumbrando a los clientes a exigir que el sector incumpla. Además, se transmite una imagen de poca seriedad, con lo que se incita a que los clientes abusen de nosotros sin pudor alguno.
    Por eso las administraciones deben efectuar más controles y ser contundentes con el incumplimiento de la normativa por parte de las empresas y de los autónomos sin discriminación alguna.

     

    ¿Qué opinión le merece las 44 toneladas? ¿Piensa qué finalmente llegarán y, de ser así, como afectará al sector de las obras?


    La teoría indica que a mayor capacidad de carga menor será el número de unidades de transporte en las carreteras, aunque éstas demandarán un mayor mantenimiento, con lo que habrá que ver cuál será el resultado final.
    En cuanto a lo que se refiere al transporte del sector de obras, personalmente no me atrae, ya que pienso que este aumento de productividad, acabará regalándose al cliente. Asimismo, un exceso de tonelaje puede suponer un mayor riesgo de vuelco a la hora de bascular en sitios donde el terreno no es firme, como puede ocurrir en vertederos o explotaciones mineras.


    El hecho de que el Gobierno se haya consolidado en el último año, ¿hace atisbar que la obra pública se puede reactivar, aunque sea poco a poco?


    Desde mi punto de vista no hay una consolidación clara en el tema político, además no debemos de olvidar que este Gobierno carece de mayoría absoluta y gobernar con coaliciones es complicado. Por otra parte, el panorama internacional también está tenso con los recientes cambios de los países anglosajones. A nivel nacional el tirón se debe a la confianza de la inversión privada, que es la que mueve la edificación, pero es fundamental que en dos o tres años se reactive la obra pública para que haya continuidad.
    Sin embargo, el nivel de deuda que hay es muy elevado, ya que en el periodo de crisis se ha disparado del 36 % al 99 % del PIB. Por eso la consolidación política definitiva es fundamental para que continúe esa confianza, para que las empresas podamos crecer y hacer inversiones y, en definitiva, el país se mueva.

     

    ¿Hacia dónde se encamina este sector de actividad? Colaboración entre empresas, fusiones, etc.


    En los últimos 25 años este sector ha estado muy atomizado, donde los autónomos han tenido un gran peso. Las flotas empiezan a estar obsoletas, pero hay miedo a invertir porque no hay garantía de continuidad, ya que hay algo de incertidumbre. Creo que posiblemente pueda haber un cambio de tendencia y la inversión en unidades empiece a ser por parte de las empresas, aunque de una forma prudente.
    Por nuestra parte siempre hemos tratado de buscar marcos de colaboración con empresas, cooperativas y autónomos defendiendo los intereses y la profesionalidad del sector, con lo que seguiremos trabajando en la misma línea.


    Por último, ¿cómo y de que manera les va a afectar el nuevo ROTT?


    Si la perdida de honorabilidad es efectiva y no como hasta ahora, podría ser un punto a favor para ir regulando ciertas prácticas desleales que se producen en el sector. También si se produce una mayor dificultad en el acceso a la profesión, así como en la transmisión de tarjetas y se endurece el requisito de solvencia financiera, podría limitar en un futuro el exceso de oferta que ha habido en este sector. Por último, la simplificación de los procesos administrativos e introducción de los trámites electrónicos nos ahorraría mucho tiempo y dinero.

    Un Grupo muy consolidado

    El Grupo Empresarial MAT es un holding de empresas bajo el cual se estructuran las compañías operativas existentes en la actualidad. Fue en 1941 cuando Manuel Aguado y Avelino Traba compraron un camión, fraguándose la empresa Transportes Aguado y Traba, para ya en los años 60 funcionar en el mercado como Transportes MAT, momento en el que cuentan con 20 camiones.
    Con el paso de los años va diversificando su negocio hasta crear en 2002 el citado holding. Hoy en día el grupo presta servicio en diversos sectores de actividad, relacionados con el transporte de vehículos terminados, el transporte con cisternas de carburantes y biocarburantes, el transporte de pasajeros y el transporte de todo lo relacionado con la obra pública y la construcción: Hormigones MAT, TRAMSA Transporte de Aglomerados y Materiales, Áridos Salitral, Áridos La Cabeza, y MAT Graneles y Especiales.
    Hoy en día, este conglomerado empresarial cuenta con delegaciones en toda España (su sede central se localiza en Coslada-Madrid) que suman más de 100.000 m2 de superficie entre campas y oficinas, disponiendo para su actividad de 600 unidades entre bañeras, autocares, portavehículos y cisternas.
    Asimismo, presume de un equipo humano multidisciplinar conformado por más de 700 profesionales con gran experiencia, altamente capacitados y apoyados, a su vez, por una extensa red de colaboradores externos.

    [message title="Revista Transporte Profesional" type="info" block="false" showclose="true" class=""]
    [columns]
    [column width="6" offset="0" class=""] [/column]
    [column width="6" offset="0" class=""]
    Este artículo, completo publicado en la revista Transporte Profesional
    Número 377 - septiembre 2017
    [button type="primary" size="default" url="/leer-revista-transporte-profesional-377-septiembre-2017” disabled="false" class=""]Revista Transporte Profesional[/button]
    [/column]
    [/columns]
    [/message]
    Valora este artículo
    (0 votos)
    Más en esta categoría:

    Deja un comentario

    Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

    © 2018 BGO Editores. Desarrollo Área Fotográfica - Juan Caraballo - Revista Transporte Profesional - 91 744 03 95